Sandra Day O’Connor

Sandra Day O'Connor
En 1981, Sandra Day O'Connor se convirtió en la primera jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos.

Sandra Day nació el 26 de marzo de 1930 en El Paso, Texas. De muy pequeña, vivía en el rancho de su familia en Arizona. Cuando tuvo la edad de empezar la escuela, volvió a vivir a El Paso. Al terminar la preparatoria, asistió a la Universidad de Stanford, en California. Recibió su título en derecho en 1952, donde obtuvo la tercer mejor nota de su clase. Se casó con John Jay O’Connor III, un compañero de la escuela de leyes.

O’Connor había tenido buenas notas en la escuela de leyes, pero ningún bufete de abogados quería contratarla por ser mujer. Ella y su marido se mudaron a Alemania, donde ella trabajó como abogada del ejército estadounidense. Pocos años después, volvió a Estados Unidos y, junto a su esposo, se asentaron en Arizona. Ella abrió su propio bufete de abogados porque era difícil que contrataran a mujeres.

O’Connor además comenzó a participar en la política. Resultó elegida para el Senado de Arizona en 1969 y se convirtió en líder del Senado. En 1974 fue elegida jueza del Tribunal Superior. Luego fue nombrada para otro tribunal de Arizona.

En 1981, el juez Potter Stewart se retiró de la Corte Suprema de Estados Unidos. El presidente Ronald Reagan había prometido nominar a una mujer para la Corte Suprema. Nominó a O’Connor. El Senado aprobó la nominación: todos los senadores votaron a favor. O’Connor prestó juramento el 25 de septiembre de 1981.

Se retiró en 2006 cuando se enfermó. En 2009, el presidente Barack Obama le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad, la condecoración no militar más importante.

Y tú, ¿qué piensas? ¿Qué tuvo de especial el nombramiento de O’Connor para la Corte Suprema? ¿Crees que ahora hay más oportunidades para las mujeres que cuando O’Connor comenzó su carrera? ¿Por qué sí o por qué no?

Photo Credit: The U.S. National Archives